volver a portada
ATRAS
PORTADA MyS
REVISTA DE COMUNICACIÓN INTERACTIVA
MUJERES Y SALUD
 ESTAS EN
MyS 9
 
La industria: ¿con o contra nosotras?
ATRAS... PORTADA
¿ M y S ?
¿ M y S ?
 OTROS RECURSOS
SUMARIO
LINKS
mys@pangea.org
SUSCRIPCIÓN
 
 
 OTROS N�MEROS
MyS 1
MyS 2
MyS 3
MyS 6
MyS 7
MyS 8
MyS 10
MyS 11-12
MyS 13-14
MyS 15
MyS 16
MyS 17
 VOLVER A...
matriz.net


SÓLO PARA MUJERES, O ¿PARA QUÉ TOCAR EL CLÍTORIS SI SE PUEDEN TOMAR PASTILLAS?

<Margarita López Carrillo>

Planeta acaba de publicar la traducción al castellano del libro de las médicas Jenifer y Laura Berman, codirectoras del Center for Women's Urology and Sexual Medicine at the UCLA Medical Center, For Women Only.

El libro pretende dar respuesta a todos los problemas sexuales de las mujeres, especialmente a la anorgasmia (imposibilidad o dificultad para alcanzar el orgasmo). Se presenta como un manual divulgativo pero exhaustivo para esclarecer dudas, desterrar de una vez por todas tabúes recalcitrantes, desmentir falsedades largamente arraigadas, y brindar soluciones imaginativas y desprejuiciadas que ayuden a las mujeres de hoy a gozar de esa sexualidad a la que tanto derecho tienen y que de tantas maneras les ha sido hurtada en el pasado, y que, gracias al cambio de mentalidad, ahora pueden por fin disfrutar.

Bien, la denuncia que merece el libro no se debe al abanico de recursos de autoayuda que propone (por lo demás archiconocidos), el problema es que entre consejo y consejo: cómo hablar de los problemas con la pareja, cómo hacerlo para conseguirlo.., cómo reconocer los problemas, etc., se desliza la idea -que va gananado terreno sutilmente a lo largo del libro- de "si te pasa esto o lo otro a lo mejor tienes un problema mental" y la otra, aún más inquietante, de "pero, si todo falla, ahora también se puede recurrir a los fármacos".

Sabido es que una mentira entre verdades es mucho más creíble, y que desde que salió la celebradísima Viagra se va expandiendo por el ambiente, como un aroma, la idea de que si a los hombres les puede funcionar mejor "la cosa" con unas pastillitas ¿por qué no también a las mujeres?

Hace tiempo que muchas tenemos claro (porque hay mucho escrito sobre el tema desde los años setenta, y porque las mujeres hablamos mucho de sexo unas con otras) que la mayor parte de nuestros problemas sexuales, es decir la causa de la insatisfacción, ciertamente muy frecuente, tiene que ver (en un 99'9% de los casos) con el diferente ritmo sexual existente entre hombres y mujeres; que eso es un problema para nosotras por la sencilla razón de que el ritmo que prevalece normalmente es el de él, y que esto se debe, entre otras cosas:

1- a la falta de asertividad de las mujeres,
2- a su gran capacidad de renuncia en favor del otro,
3- a su íntimo sentimiento de no tener derecho a reclamar placer,
4- a su miedo a darle demasiado trabajo a él pidiéndole que le toque donde le gusta.

En fin, a la actitud derivada de una baja valoración de sí mismas y de sus deseos -consecuencia directa de la baja valoración de la mujer y sus cosas imperante en nuestra cultura cuyo ideal femenino es la madre virgen- ¿Sí o no? (Todo esto está tan dicho por autoridades en el tema que casi da vergüenza repetirlo, pero parece que hace falta).

Pues bien, de estas actitudes no se puede decir, que yo sepa, que se trata de problemas mentales; puede llamárseles rasgos de género, normas de género, imperativos de género (que desde luego a grandes dosis pueden volverla loca a una, no digo que no, pero esa no es la cuestión) y, desde luego, tampoco son patologías orgánicas que haya que solucionar con medicinas.

Como no voy a repetir aquí todo lo que se ha dicho ya sobre la insatisfacción sexual femenina, sus causas y soluciones, solo citaré (como muestra un botón) la última frase del artículo de Shere Hite del Dominical de El País de hace unas semanas ("El orgasmo femenino y la perplejidad"): "(...)Aunque el coito puede ser placentero y muy excitante para una mujer (...), en general no suele producir el orgasmo femenino, sencillamente porque no se toca el área del clítoris, ¿cuántos hombres podrían tener un orgasmo si se tocaran con suavidad sus testículos, pero nunca el pene?". Pues eso.

Margarita López Carrillo es documentalista del CAPS

Médicos vendidos a la industria

THE NEW YORK TIMES
Influencia sobre los médicos

(...) Se requiere una acción más enérgica para combatir la influencia, muy real, de las empresas farmacéuticas sobre la conducta de los médicos. (...) La industria se gastó el año pasado 16.000 millones de dólares en regalos y muestras gratuitas. (...) Es difícil que el paciente sepa si un médico le está recetando el medicamento mejor promocionado o el que tiene mejor relación calidad-precio.

(Revista de Prensa. El País 11-9-2001).

Arriba
MUJERES Y  SALUD <MyS Portada>
©2002 - matriz.net & M y S