volver a portada
ATRAS
PORTADA MyS
REVISTA DE COMUNICACIÓN INTERACTIVA
MUJERES Y SALUD
 ESTAS EN
MyS 11-12
 
Artículos
ATRAS... PORTADA
¿ M y S ?
¿ M y S ?
 OTROS RECURSOS
SUMARIO
LINKS
mys@pangea.org
SUSCRIPCIÓN
 
 
 OTROS N�MEROS
MyS 1
MyS 2
MyS 3
MyS 6
MyS 7
MyS 8
MyS 9
MyS 10
MyS 13-14
MyS 15
MyS 16
MyS 17
 VOLVER A...
matriz.net

DIME DÓNDE VIVES Y TE DIRÉ LO QUE PADECES

<Pilar E. de Araque>


Pilar E. de Araque

Cada día se hace más patente que una enfermedad no se debe a una sola causa, sino que son muchos los factores que entran en juego hasta que es diagnosticada. Sabemos que la Fatiga crónica y la Fibromialgia son enfermedades con varios posibles desencadenantes: patologías endocrinas (tiroides), los problemas psicológicos tanto del momento actual como del pasado, la rabia contenida por problemas familiares, bloqueos de energia, ciertos minerales y oligoelementos bajo mínimos, etc...

Aquí, desde este artículo querría añadirle un desencadenante más: Las geopatías en la vivienda ó en el puesto de trabajo ó de estudio.
Quizás el término geopatía no se conozca y suene un poco extraño; espero que a medida que vayan leyendo este artículo se vaya clarificando su significado.

El ser humano ha nacido y ha evolucionado en el medio terrestre, pero al igual que la misma Tierra, está influenciado por la energía que le llega del Cosmos (en especial por el Sol y la Luna). Este medio Cosmos -Tierra es fundamentalmente energía electromagnética y es la que ha permitido el desarrollo de toda clase de vida sobre nuestro planeta.

Una reflexión para los más escépticos: Si admitimos que la energía de la Luna tiene influencia sobre las mareas...porqué no admitir que la energía procedente de la Tierra tiene influencia sobre los seres vivos...

La Geobiología es la ciencia que estudia la relación entre gea, tierra –las energías procedentes de la tierra– y bios, vida –los seres vivos que la habitan. Es conocida también como “la medicina del hábitat”.

El planeta tierra está envuelto por una serie de redes magnéticas. La radiación electromagnética cósmica es parcialmente filtrada y desviada por la atmósfera terrestre, pero una parte importante penetra hasta la superficie de la Tierra siendo absorbida y reemitida por ésta. Esta reemisión junto con las radiaciones propiamente terrestres, forman la componente telúrica de las radiaciones que nos rodean.

Las geopatías o zonas geopatógenas son lugares alterados en donde se detectan diferencias significativas de emisión de radiaciones energéticas electromagnéticas que afectan a la salud física y psíquica de las personas (y en general a la salud de todo ser vivo).

Las radiaciones presentes en una geopatía perjudican los procesos bioquímicos y energéticos del cuerpo humano afectando primordialmente a las células del sistema inmunitario e incidiendo también sobre el sistema endocrino y hormonal. El ambiente ionizado producido por las radiaciones favorece la aparición de radicales libres que dañan la membrana celular.

Como consecuencia, se produce un menor tono vital que favorece el desequilibrio psíquico y físico. Según el tiempo de exposición, grado de sensibilidad de cada organismo, valor de las radiaciones y otros factores, pueden desarrollarse diferentes enfermedades. Durante milenios el ser humano ha vivido en completa armonía con la Naturaleza, sabiendo que todos los lugares no son buenos para vivir, y mucho menos para dormir. Todas las civilizaciones y culturas han dejado constancia y ejemplos de ese saber.

Los lugares más importantes a considerar en un espacio dado son los de más permanencia:la cama y el puesto de trabajo o estudio.

La cama es el lugar que puede resultar más afectado por las radiaciones telúricas ya que es durante la noche cuando se detectan los valores máximos de radiación y es en el estado de sueño cuando nuestro organismo es más vulnerable a sus efectos.

El efecto de estas radiaciones sobre el ser humano es acumulativo, normalmente pueden transcurrir años hasta que aparecen los síntomas, de ello dependerá el que el sistema inmunológico de cada persona sea más o menos resistente.

Estas redes telúricas están formadas por unas líneas llamadas Hartmann y otras que se llaman Curry (ambas llevan el nombre de los médicos que las descubrieron). Cada dos metros o dos metros y medio hay una de estas líneas, o sea que en nuestra cama (donde pasamos de 6 a 8 horas) es casi seguro que tenemos alguna.

Una línea significa que, con los años, nuestro achaques estarán localizados en la zona que coincida con su recorrido (por la radiación magnética que emite). La situación se agrava cuando nuestro cuerpo se ve afectado por un cruce (doble radiación) ya que con el tiempo, este hecho –unido a otros factores desencadenantes-es sinónimo de enfermedad grave (especialmente las de tipo degenerativo).

Todas estas situaciones son conocidas con el nombre genérico de geopatías. Mi trabajo como geobióloga consiste en localizar estas líneas e intentar solucionar los problemas derivados de ellas. Cuando un enfermo no evoluciona favorablemente con los tratamientos médicos que se le aplican y no se encuentra explicación lógica a este hecho, es el momento de encargar un estudio geobiológico de su vivienda y, en caso de tener geopatías, neutralizarlas.

Como habrán podido ver, este es un trabajo en equipo, de una parte el geobiólogo localiza y neutraliza las líneas telúricas que pueden ser una posible causa de enfermedad, y de la otra parte está el profesional de la salud (médico, naturópata, homeópata, etc.) que con las pruebas médicas necesarias (analíticas, radiografías, etc.) realizará el diagnóstico más adecuado para sanar y devolver a niveles normales las células enfermas.

En estos años de profesión he tenido la oportunidad de conocer un amplio abanico de personas afectadas por diferentes enfermedades; desde el niño hiperactivo y con problemas de concentración a la hora de estudiar, hasta -éste ha sido uno de los casos más interesantes –una mujer que intentaba tener un bebé y sufría un aborto espontáneo tras otro (hasta tres) sin explicación médica alguna. Hoy es una madre feliz de una pareja de gemelos. Pero son, destacando por su número, los casos de FIBROMIALGIA y FATIGA CRÓNICA los más significativos.

Estas dos patologías tienen siempre un denominador común: La cama está afectada por líneas Curry, y chimeneas Guy Tison y, esporádicamente, por corrientes de agua subterráneas. Algunas veces, el lugar donde suelen ubicarse para ver la televisión ó su puesto de trabajo también lo están.

Las líneas Curry producen agotamiento extremo tanto a nivel externo como interno (las personas afectadas por esta geopatía están muy bajas de defensas y sus órganos internos están a niveles muy bajos de energía). El tiroides también está funcionando muy lento –hipotiroidismo- con toda la problemática que conlleva esta patología.

Las chimeneas Guy Tison son zonas en donde se produce un fenómeno electromagnético con forma espiral. Son geopatías dinámicas:en dichas zonas se observa una variación contínua de la frecuencia y longitud de onda de radiación. Se observa que a menudo las chimeneas Guy Tison son las zonas con efectos más patógenos.

El agua subterránea crea unas corrientes energéticas (por la fricción del agua contra las rocas y minerales por donde circula) que remontan en vertical y se detectan a nivel del suelo como emisiones de radiaciones electromagnéticas. Producen agotamiento al igual que las líneas Curry.

Una vez neutralizadas estas geopatías, la recuperación es totalmente favorable ya que, libres de las radiaciones, el tratamiento médico surte el efecto deseado, la fatiga va remitiendo poco a poco y en un plazo relativamente corto, el nivel de calidad de vida mejora considerablemente.

Quedan por resolver problemas puntuales como: los dolores en las articulaciones, la dificultad para dormir, transtornos intestinales, etc...
Actualmente, un grupo reducido de personas estamos investigando con las distintas terapias de Bio-Fotones (Bioluminis y Fotón Platino) con el fin de poder aliviar -sino de forma total al menos gradualmente- estos problemas; los resultados están siendo muy buenos pero, éste quizás podría ser el tema -una vez concluída la investigación- para otro artículo.

Creo firmemente que si entre todas nos lo proponemos y trabajamos en equipo con las diferentes terapias que actualmente conocemos, se podrá, por fin, ponerle cerco a la Fibromialgia y la Fatiga Crónica dejando de ser una enfermedad de triste diagnóstico y pasando a ser una patología con un tratamiento eficaz.

Pilar E. de Araque
Geobióloga y terapeuta de bio-fotones

Arriba
MUJERES Y  SALUD <MyS Portada>
©2004 - matriz.net & M y S