volver a portada
ATRAS
PORTADA MyS
REVISTA DE COMUNICACIÓN INTERACTIVA
MUJERES Y SALUD
 ESTAS EN
MyS 11-12
 
Artículos
ATRAS... PORTADA
¿ M y S ?
¿ M y S ?
 OTROS RECURSOS
SUMARIO
LINKS
mys@pangea.org
SUSCRIPCIÓN
 
 
 OTROS N�MEROS
MyS 1
MyS 2
MyS 3
MyS 6
MyS 7
MyS 8
MyS 9
MyS 10
MyS 13-14
MyS 15
MyS 16
MyS 17
 VOLVER A...
matriz.net

LOS MICROBICIDAS: UNA NUEVA OPCIÓN PARA UN SEXO MÁS SEGURO

<María José Vázquez>


María José Vázquez

¿Qué son los microbicidas?

Los microbicidas son un concepto relativamente nuevo en la prevención del VIH. Un microbicida es una sustancia que, aplicada en la vagina o el recto, puede actuar como protección contra la infección por VIH y otras infecciones de transmisión sexual (ITS) y que puede ser utilizada por cualquier persona que desee tener una actividad sexual más segura.

Los microbicidas, igual que los espermicidas, también podrían aparecer en forma de esponja, supositorio o anillo vaginal. Aunque algunos servirían al mismo tiempo como contraceptivos, varios de los que se encuentran en investigación podrían permitir la concepción mientras se utilizan.

Hay varios factores añadidos que hacen de los microbicidas un tema atractivo, entre los que se encuentra el hecho de que podrían interferir en la práctica sexual menos que los preservativos y podrían conservar su actividad durante varias horas, además de que es probable que fueran más baratos que aquéllos.

¿Por qué necesitamos microbicidas?

Cada día, 14. 000 hombres, mujeres y niños resultan infectad@s por el VIH, y un porcentaje significativo de ellos lo son por prácticas de sexo no protegido. Las infecciones de transmisión sexual desempeñan un papel significativo en la transmisión del VIH, ya que ofrecen oportunidades añadidas de que el virus penetre en el cuerpo. En sí mismas, las ITS provocan situaciones graves, costosas e incluso fatales, incluido el cáncer cervical, infertilidad y complicaciones durante el embarazo que pueden conducir a un aborto o mortalidad neonatal.

El coste de los altos índices de VIH y ITS en familias, comunidades, naciones y comunidad internacional es imposible de calcular. Sin embargo, tras 21 años de epidemia del VIH/Sida, nuestro arsenal contra las infecciones de transmisión sexual es limitado y necesitamos más opciones de prevención.

Los microbicidas, definidos como productos antimicrobianos que se pueden aplicar tópicamente para prevenir ITS, incluyendo la infección por VIH, pueden ofrecer una intervención con más probabilidades de resultar segura, eficaz, poco costosa, fácilmente disponible y ampliamente aceptada. Los microbicidas tópicos, solos o en combinación con barreras físicas, pueden ser utilizados por personas con VIH para prevenir la transmisión o por personas no infectadas para protegerse de adquirir el VIH.

Millones de mujeres en todo el mundo necesitan ayuda inmediata para prevenir la infección por el VIH y la muerte a causa del SIDA. Las estrategias actuales de prevención del VIH (abstinencia, monogamia, uso de condón, menor número de parejas sexuales y tratamiento de infecciones de transmisión sexual) a menudo no resultan factibles para muchas de ellas, e incluso cuando las mujeres tienen una relación monógama pueden correr el riesgo de infección a través de las otras relaciones sexuales de su pareja. Muchas no tienen la autoridad para insistir en que sus esposos o parejas usen condón y para algunas tener varias parejas sexuales es a menu do su única fuente de sustento económico y social. Por último, en muchas partes del mundo, el diagnóstico y tratamiento de las infecciones de transmisión sexual (ITS) no están disponibles o están sometidos al estigma, un problema que se complica por el hecho de que muchas de estas infecciones son asintomáticas en las mujeres.

Además, un microbicida seguro y eficaz, usado por vía rectal, podría ofrecer a parejas heterosexuales u homosexuales otra manera de prevenir la transmisión del VIH a través de la práctica sexual anal, y también ayudaría a prevenir la transmisión del VIH de madre a hijo en el momento del nacimiento.

A pesar de este enorme potencial científico y el inmenso beneficio que supondrían para la salud pública, las investigaciones sobre los microbicidas carecen de la financiación necesaria y se ven marginadas por falta de voluntad política.

¿Cómo actúan los microbicidas?

Los agentes patógenos de las ITS y el VIH utilizan varias vías para introducirse en el organismo y un microbicida eficaz sería aquel que combatiera la infección bloqueando el ataque viral en una o varias etapas de este proceso.

En la actualidad, la mayoría de microbicidas que están en desarrollo se centran en:

- Destruir o paralizar a los patógenos, algunos de ellos rompiendo la superficie o envoltura de virus o patógenos.

- Crear una barrera física entre los virus y el cuerpo. Estos microbicidas podrían preservar de la infección impidiendo al virus el acceso al tejido vulnerable. Uno de estos productos actualmente en desarrollo es una sustancia que se mantiene líquida a temperatura ambiente pero que se convierte en un gel impermeable cuando se introduce en el cuerpo. Este gel termorreversible podría actuar como un “condón invisible”.

- Potenciar las propias defensas del cuerpo para que pueda protegerse por sí mismo. El Lactobacillus crispatus es una bacteria inofensiva presente de manera natural en la mucosa vaginal que mantiene un entorno ácido que resulta hostil para el VIH. Éste es
también el principio de actuación del BufferGel, un nuevo compuesto que mantiene la acidez vaginal incluso después de la exposición al semen.

- Usar agentes químicos para impedir que virus y bacterias lleguen a infectar el organismo. Para que una célula resulte infectada por el VIH es preciso que cierta proteína viral se adhiera a un receptor particular de la membrana celular a la que va dirigido. Algunos microbicidas interrumpen este proceso al introducir otras moléculas que se unirán al receptor antes de que lo haga el VIH u otro virus causante de otra ITS.

- Limitar la capacidad de los virus para replicarse en el interior del cuerpo. Algunos microbicidas incorporan los descubrimientos en terapias antirretrovirales para prevenir la replicación, incluso después de que el material genético del virus haya penetreado en la célula diana. Así se reducen las probabilidades de que el virus se multiplique e infecte otras células huésped.
Lo ideal sería que un microbicida pudiera combinar todos o algunos de estos mecanismos para obtener una mayor eficacia.

¿Qué tenemos en perspectiva?

Existen en la actualidad al menos 60 posibles microbicidas en investigación, de los cuales catorce se encuentra en fase de ensayo clínico en humanos (fases I-III). De estos últimos, seis están en primera línea y a punto de alcanzar el último estadio de desarrollo clínico, lo que habitualmente se conoce como fase III, y podrían estar en el mercado en los próximos cinco años siempre que se realice la suficiente inversión para garantizar su desarrollo.

CAMPAÑA PARA EL DESARROLLO DE MICROBICIDAS

Para que el desarrollo de los microbicidas tenga los resultados que de ellos se espera, es necesario concienciar a los responsables políticos y financieros, tanto a nivel nacional como a nivel global.

Actualmente está en marcha una campaña internacional para el desarrollo de microbicidas cuyo objetivo principal es el de mejorar la salud y promocionar los derechos sexuales y reproductivos a nivel global. Para ello se basa en el principio del empowerment de mujeres y hombres de tal forma que puedan realizar elecciones informadas sobre ese tema, poniendo especial interés en el afrontamiento de las necesidades detectadas, el aumento del acceso a servicios de mayor calidad y la promoción de la igualdad de géneros con total respeto hacia la diversidad.

María José Vázquez
Equipo Creación Positiva

Arriba
MUJERES Y  SALUD <MyS Portada>
©2004 - matriz.net & M y S