volver a portada
ATRAS
PORTADA MyS
 
REVISTA DE COMUNICACIÓN INTERACTIVA
MUJERES Y SALUD
ESTAS EN MyS 8  
Tribuna
ATRAS... PORTADA 8
MyS 6
¿ M y S ?
¿ M y S ?
 OTROS RECURSOS
SUMARIO
LINKS
mys@pangea.org
SUSCRIPCIÓN
 
 
 OTROS NÚMEROS
MyS 1
MyS 2
MyS 3
MyS 6
MyS 7
MyS 9
MyS 10
MyS 11-12
MyS 13-14
MyS 15
MyS 16
MyS 17
 VOLVER A...
matriz.net
 
ANOREXIA-BULIMIA, PARADIGMAS DE NUESTRO TIEMPO

<Daniela Aparicio>
Psic�loga cl�nica, psicoanalista, trabaja en diferentes recursos de la Salud Mental P�blica y privada, en la coordinaci�n y formaci�n de Grupos M�dicos Balint. Miembro asociado para la investigaci�n del CNRS- Centre National pour la Recherche Scientifique (Departamento de Psicoan�lisis y Pr�cticas Sociales)

Daniela Aparicio
 

Hace dos a�os aproximadamente hemos asistido a una aut�ntica movilizaci�n general de la opinion p�blica, de los mass media, de los padres de anor�xicas, de los recursos sanitarios -prioridad sanitaria para los pol�ticos- y de la legislaci�n para combatir el problema. En lo social, se trataba de una aut�ntica declaraci�n de guerra a la anorexia, para erradicarla. En suma, la escenificaci�n de un rasgo importante de nuestra modernidad : EL SINTOMA PRIVADO SE CONVIERTE EN EPIDEMIA PUBLICA, una especie de amenaza colectiva, o causa com�n. En la portada de uno de los dominicales de La Vanguardia, con grandes titulares encontrabamos el "NO A LA ANOREXIA", como si se tratara del "No" a la ETA. En la actualidad eso casi ya no es noticia, la misma ley que rige el consumo de noticias la ha deshechado tras una saturaci�n informativa. Y sin embargo, los ingresos y la gravedad del problema no han disminuido, siguen vigentes y requieren del estudio y de la investigaci�n de todos los que trabajamos en este campo.

De una forma gen�rica, podemos decir que la anorexia y la bulimia han existido desde siempre, desde que los seres humanos se relacionan con el alimento, o con quien lo alimenta, incluso lo encontramos en la Biblia, donde est� pr�cticamente todo, pero debemos preguntarnos si el fen�meno actual se inscribe en esta serie intemporal. La anorexia actual tiene un plus especial, est� en relaci�n directa con los ideales y paradigmas de su tiempo. Algunos la llaman "la enfermedad del siglo" - cada d�a aparecen nuevas denominaciones - y otros la contemplan como una aut�ntica epidemia. Es decir, enfermedad con alto riesgo de contagio, con el sentido o riesgo que se le da a las enfermedades infecciosas. La globalizacion de los mercados y la acceleraci�n del desarrollo cient�fico est�n estrechamente implicados en este contagio que sufre el sujeto moderno. La tendencia generalizada que empuja al individuo hacia un ideal de uniformidad afecta al sujeto de nuestra sociedad y produce nuevos fen�menos en la cl�nica. Entre ellos est�n la anorexia y la bulimia.

Paradoja y paradigma de nuestro tiempo la anor�xica desnutrida y dispuesta en su empe�o a llegar hasta la misma muerte, le da la mano a la bul�mica repleta y compulsiva de la sobrealimentaci�n, arrastrando su sobrepeso in�til, como la otra cara de la moneda. Ambas denuncian un sistema d�nde el comer o consumir no es suficiente para la vida del sujeto, puesto que este se alimenta de otra cosa. No basta que la anor�xica coma har� falta algo m�s para que viva.

Nuestra cultura - bul�mica, o bulimizadora por definici�n - se define por el consumo de objetos que cada vez se multiplican m�s, para consolidar un ideal de completud y de abundancia, en una econom�a globalizada donde el valor del intercambio responde m�s a las necesidades del mercado que a las de sus usuarios. Es en esta y no en otra cultura de la abundancia que aparece la sombra cadav�rica de la anorexia proyectada sobre los ideales del consumo bul�mico generalizado para cuestionarlos. Por eso considero que anorexia y bulimia son paradigmas de su �poca. Si a eso le di�ramos la forma de una secuencia se podr�a plantear as�:

1. La �tica del consumo atiborra (borra) el sujeto con mil objetos condicionando y masificando sus decisiones particulares.

2. A eso le podemos a�adir una tendencia a la universalizaci�n, o sea un estilo homog�neo que borra la expresi�n singular del deseo.

3. La respuesta a estas dos cuestiones puede ser el " No". La anor�xica, por v�a del s�ntoma, le dice no al sistema que la satura, su cuerpo encarna el rechazo y un negativismo feroz a pactar con lo establecido. Como siempre la denuncia viene de la mano de la adolescencia cuyo rasgo esencial es el de cuestionar a los padres y a lo establecido. Tambi�n viene de la mano de la histeria.

4. La respuesta social al problema es fulminante, movilizaci�n general para erradicar la denuncia individual globalizando el tema para convertirlo en un asunto social y sin decirlo o pensarlo dos veces: ingreso r�pido, alimentaci�n forzada y psicof�rmacos para borrar lo insoportable e imponer el orden establecido, nuevamente. El tratamiento generalizado consiste en ense�arles a comer y recuperar peso �Acaso s�lo se trata de eso?

No s�lo de pan vive el hombre. Reducir la anorexia a un rechazo del alimento, a un "trastorno de la alimentaci�n" y tratarlo como tal es decapitar a sus protagonistas y desconocer la esencia del sujeto ps�quico y al v�nculo que lo humaniza. La anorexia es una enfermedad del v�nculo y de la subjetivaci�n. Ignorar esta realidad y tratarla como un s�ntoma alimentario, "come y calla", agrava en la mayor�a de los casos la problem�tica y la lleva a un impase, una cronificaci�n que se manifiesta en un duelo a muerte con los padres, o con las instituciones tratantes.

El sujeto humano no es s�lo un producto del alimento sino de un entramado de relaciones, deseos, amores o desamores y de palabras. El ni�o ingresa en el mundo simb�lico del lenguaje y recibe su valor propio a trav�s de los significados que toma para sus allegados m�s pr�ximos, madre, padre y otros. Por las experiencias precoces, sabemos que el alimento en s� no es lo que da vida sino viene acompa�ado por el amor y los cuidados. Las anorexias precoces de ni�os abandonados, o en situaciones de carencia afectiva severa nos informan de ello ampliamente. En la anorexia infantil el ni�o puede rechazar la comida aunque este hambriento, si este alimento no viene de la mano de un afecto muy personalizado. Constatamos pues que el hecho de comer y dejarse alimentar no es para nada autom�tico, no responde puntualmente al hambre, o a la necesidad.

Cuando esto es concebido asi, cuando una madre o un m�dico contemplan la cuesti�n como un "come y calla" no duden que all� est� la clave de esta patolog�a y de su gravedad, puesto que atenta a la esencia misma del humano. Refleja una concepci�n muy peculiar del sujeto que es colocado m�s bien, en un lugar de objeto pasivo del Otro. El sujeto solo podr� serlo si al abrir la boca se le permite hablar, decir algo, demandar algo y as� inscribir su propio deseo. Es evidente que muchos de los casos de anorexia o bulimia requieren del ingreso y de un aval institucional que reduzca el riesgo que comporta a menudo esta patolog�a. Sin embargo, atiborrar sin m�s borra al sujeto, que para serlo ha de contemplarse como tal. Pensamos que es imprescindible en los tratamientos producir las condiciones para que la anor�xica pueda hablar y decir porqu� no quiere, qu� es lo que no quiere, qu� es lo que s� quiere, que diga su verdad y que esta pueda ser escuchada. Esta es la �nica manera de producir el crecimiento personal y tambi�n de curar los s�ntomas que lo interfieren...

Daniela Aparicio
Psic�loga cl�nica, psicoanalista, trabaja en diferentes recursos de la Salud Mental P�blica y privada, en la coordinaci�n y formaci�n de Grupos M�dicos Balint. Miembro asociado para la investigaci�n del CNRS- Centre National pour la Recherche Scientifique (Departamento de Psicoan�lisis y Pr�cticas Sociales)



Arriba
MUJERES Y  SALUD
  ©1999 - matriz.net & M y S