volver a portada
ATRAS
PORTADA MyS
 
REVISTA DE COMUNICACIÓN INTERACTIVA
MUJERES Y SALUD
ESTAS EN MyS 8  
Polémicas
ATRAS... PORTADA 8
MyS 6
¿ M y S ?
¿ M y S ?
 OTROS RECURSOS
SUMARIO
LINKS
mys@pangea.org
SUSCRIPCIÓN
 
 
 OTROS NÚMEROS
MyS 1
MyS 2
MyS 3
MyS 6
MyS 7
MyS 9
MyS 10
MyS 11-12
MyS 13-14
MyS 15
MyS 16
MyS 17
 VOLVER A...
matriz.net
 
LA MENOPAUSIA EN ANDALUC�A

<Nicol�s Mendoza Ladr�n de Guevara>
Presidente de la Sociedad Andaluza para el Estudio de la Menopausia. (Ideal, 7/04/2001)


En los pa�ses occidentales la pir�mide de poblaci�n contin�a la proyecci�n iniciada en la segunda mitad del siglo XX, en este principio de milenio la mayor parte del cuidado m�dico lo absorber�n aquellas mujeres que hayan traspasado la menopausia . Dos consideraciones avalan esta reflexi�n: por un lado el considerable incremento de la esperanza de vida experimentada en las �ltimas d�cadas hace que una mujer se enfrente a vivir hasta un tercio de su vida pasado este hito; a lo que se a�ade que la mayor expectativa de vida de la mujer, por encima de la del var�n en cualquier rinc�n del planeta, no implica necesariamente mejor calidad de vida. En segundo lugar, conocer la importancia creciente de los temas relacionados con la mujer; envejecimiento poblacional y mujer son distintivos del progreso y argumentos b�sicos en nuestra preocupaci�n por el Estado del Bienestar.

M�s, cabe decir, que s�lo en los �ltimos cien a�os la mujer ha sobrevivido a la edad menop�usica, ha experimentado las consecuencias del cambio hormonal y ha sufrido el impacto de enfermedades hasta entonces inusuales, como el c�ncer de mama, la osteoporosis, la hipertensi�n o el alzheimer. Alguna de estas dolencias cohabitan ya, como epidemias silentes, en las sociedades desarrolladas, enfrentadas a los cuidados y gastos que todos estos procesos del envejecimiento arrastran. En suma, mientras la esperanza de vida siga creciendo, los a�os postmenop�usicos continuar�n dando problemas a la sociedad en general y a las mujeres en particular.

La antigua percepci�n de la menopausia como una etapa natural, como un eslab�n m�s del envejecimiento, est� siendo reemplazada por otra, que se inclina a estimar este periodo, clave en la prevenci�n de enfermedades directamente relacionadas con la p�rdida de la actividad ov�rica. Ser�a un error entrar en la dicotom�a de la menopausia como proceso fisiol�gico o como enfermedad, la inclinaci�n por una u otra postura depende de la interpretaci�n de los conceptos de salud, enfermedad o calidad de vida. Pero es cierto que aproximadamente en el 75% de las mujeres, los primeros s�ntomas del d�ficit de estr�genos se acompa�an de un efecto sobre su bienestar, a lo que a�adimos un incremento en el riesgo de padecer, incluso a corto plazo, osteoporosis y enfermedades card�acas. ...Los avances de la ciencia m�dica responden con frecuencia a la demanda social. Prueba de ello, la generaci�n de los 60 abog� por un cambio en la cultura y en las relaciones humanas, reivindicando un m�todo contraceptivo c�modo y eficaz. De esta manera naci� la p�ldora. A�os despu�s, probablemente la misma generaci�n, m�s sensibilizada e informada de los problemas del climaterio, reclama una soluci�n para los s�ntomas precoces de este periodo y una prevenci�n de los procesos que puedan mermar su calidad de vida.

En Andaluc�a menopausia se presenta alrededor de los 48 a�os y se calcula que hay unas 800.000 mujeres entre los 45 y los 64 a�os, la etapa cr�tica para pensar en la prevenci�n. A pesar de que abrazamos de lleno las condiciones sociales y sanitarias de otras comunidades y pa�ses europeos m�s avanzados, estamos a la cola de Espa�a, y ciertamente de Europa, en la atenci�n a este colectivo de mujeres. A trav�s de una encuesta realizada en nuestra comunidad sabemos que el porcentaje estimado de mujeres entre los 45 y 65 a�os que est�n recibiendo una atenci�n id�nea no supera el 7%, a la altura s�lo de Castilla-Le�n y Extremadura.

Ahondando m�s en el problema, en Granada apenas se supera el 5%, cifra s�lo por encima de la de Ja�n. �En qu� estamos fallando? No quiero subirme al vag�n barato de la demagogia, el Servicio Andaluz de Salud tiene en sus prioridades la atenci�n de la mujer durante el climaterio, pero se obstina en ofrecer una asistencia de baja calidad, en tanto el ginec�logo queda desplazado de su esquema de vigilancia a la mujer. Parece rid�culo, es parad�gico y tambi�n enojoso e injusto. Tenemos razones poderosas para sentirnos desamparados en pleno primer mundo, pero, insisto, no quiero extraer soluciones con la fr�gil salida del reproche al poder pol�tico; tambi�n fallamos nosotros, los encargados de la difusi�n de la salud. Todos los que nos dedicamos a ella vestimos el estigma desinteresado de educar en salud a la poblaci�n con que convivimos. Muchas veces, somos nosotros los que divergimos en la transmisi�n de conceptos.

Las asociaciones m�dicas, como la reci�n creada Asociaci�n Andaluza para el Estudio de la Menopausia, surgen con el prop�sito de acercar nuestros modelos de trabajo hacia los profesionales relacionados con la salud, la profilaxis y la enfermedad, pero, ante todo, al p�blico diana de nuestra actuaci�n, en nuestro caso la mujer durante el climaterio.

Por �ltimo, en aras de encontrar soluciones que saquen a Andaluc�a del �ltimo lugar de Espa�a en el cuidado de nuestras mujeres, es probable que del desacierto participen ellas mismas: existe una manifiesta relaci�n entre renta per c�pita (nivel social) con grado educativo (nivel cultural) y administraci�n de la prevenci�n como nueva forma de entender la medicina. En las comunidades y pa�ses m�s ricos, las mujeres son m�s cultas y acuden m�s el m�dico para ser formadas en salud. ...No es el momento de entrar en la controversia sobre la naturaleza fisiol�gica o patol�gica de la menopausia.

El c�mo una mujer puede afrontar la edad cr�tica depender� obviamente de una serie de factores (clase socio-econ�mica, nivel cultural personalidad, etc), pero por encima de todo debe estar bien informada. En esta empresa debemos participar todos los relacionados con la asistencia m�dica a la mujer, nuestra Asociaci�n la primera. Porque una correcta informaci�n y un seguimiento adecuado les permitir� una transici�n grata y una vejez benigna.



Arriba
MUJERES Y  SALUD
  ©1999 - matriz.net & M y S